Historia


Mugai ryû: Tsuji Gettan Sukemochi era un samurái del área de Kôka que a los 13 años inició su adiestramiento en el kenjutsu de Yamaguchi ryû.
Una vez obtuvo la maestría en la escuela, decidió comenzar a estudiar literatura china y budismo Zen (posiblemente de la escuela Rinzai), bajo las directrices del monje Zekitan Ryôzen en el templo Kyûkôji en Azabu (actual Tôkyô).
Al alcanzar la iluminación, decide fundar su propia escuela (hacia el 1680-1695) 
mezclando preceptos del Zen con el bujutsu aprendido en sus viajes. El estudio de Mugai ryû  
comprende iaijutsu así como kenjutsu con sable largo y corto. Tras el 11º sôke la escuela dejó 
de tener una clara línea sucesoria para delegar en varios menkyô kaiden o licenciados en la escuela. 
De todos ellos, quizás el principal exponente es Niina Toyoaki Gyôkudô (17º generación).


El origen común: La escuela de Yamaguchi-ryu

El estilo de Yamaguchi-ryu se estableció en el sexto año de Genna en la era de Edo (1620). Su fundador, Yamaguchi Umanosuke Ietoshi nació en 1582, es decir, dos años antes que el mítico Miyamoto Musashi, conocido mundialmente por desarrollar un estilo con dos sables.

Ietoshi nació en Kashima-shi, en la región de Hitachi-no-kuni (hoy prefectura de Ibaraki). A sus trece años, como era común en ese entonces, buscó su camino por las artes marciales y se enroló en la escuela Ten-ryu, una escuela de bujutsu, o arte de la guerra, donde se desarrollaba técnicas del sable (kenjutsu), lanza (sojutsu), naginata (naginatajutsu) o cadena y hoz (kusarigamajutsu), entre otras. Luego pasó por otras escuelas, como la Kurama-ryu, Tennen-ryu, Touda-ryu, Taisha-ryu, entre varias otras, especializadas muchas ellas en el dominio del sable.

Esta base permitió a ietoshi formar, años más tarde, su propia escuela y adquirió el bugou (seudónimo) de Bokushinsai, con el cual se hizo famoso.

La escuela de Yamaguchi Bokushinsai tenía, en sus inicios, tan solo un puñado de katas: tres para nitoryu y dos para tachi. Nitou (二刀) significa, literalmente, dos sables, y ryu (流) se refiere a la manera del uso. Tachi, por su parte, es la forma antigua del sable largo.

Años más tarde, se dice que Shintomita, un alumno de Yamaguchi-ryu, añadió siete katas de tachi y siete katas de kodachi (wakizashi o sable corto). Las katas de tachi fueron llamadas «omote» (anverso), mientras que las katas de kodachi fueron llamadas «ura» (reverso). El estilo del Yamaguchi-ryu fue transmitido a través del señorío de Toyama-han, que era una rama del Maeda-han, hasta la era de Meiji (1868).

Los principios fundamentales del Yamaguchi-ryu se basaban en la eficiencia y eficacia de los cortes, es decir, en la búsqueda de cortes veloces y con movimientos directos, evitando, en la medida de lo posible, todo movimiento añadido o innecesario.


Mugai-ryu

El fundador: Tsuji Gettan

Se reconoce a Tsuji Gettan como el fundador del Mugai-ryu. Para conocer un poco sobre el contexto histórico de su juventud y vida, es necesario remontarse al primer año de Keian, es decir, a 1648.

Bajo el shogunato de Tokugawa Iemitsu, que ya llevaba en ese entonces 25 años comandando la nación, los agricultores japoneses estaban pendientes de las nuevas normas que el shogún aplicaba para el control de la administración rural. Estos asuntos seguramente eran de interés de Tsuji Yatayuu, dado que era un goushi (郷士). Como tal, su jerarquía estaba por debajo de la casta de los bushi (samurái). Era un soldado que se dedicaba a la agricultura o, dicho de otra manera, un campesino a quien se le había otorgado el rango de soldado. Sea como sea, se trataba de un puesto social en el que se veía obligado a arar la tierra en tiempos de paz y a empuñar su arma en tiempos de guerra. No se sabe si Yatayuu prefería el término goushi o el alternativo de kozamurai, que literalmente significa «samurái de aldea».

Ese año nació el segundo hijo de Yatayuu, a quien llamó Sukemochi (資茂, a veces también leído como Sukeshige). La familia Tsuji tenía algunas historias que se transmitían con orgullo de generación en generación. Una de ellas era que Tsuji Iganokami fue descendiente de Sasaki Takatsuna, un general de la famosa casa Oumigeni, allá por el año 1200.

La aldea natal de Sukemochi se llamaba Masugi-mura, ubicada en la provincia Kouga de Ouminokuni (actual prefectura de Shiga). A pesar del creciente poder político que se acumulaba en Edo, la ciudad que continuaba ejerciendo una importante influencia cultural y religiosa era Kioto, donde residía también la corte del emperador Nagahito. El joven Sukemochi, quien había adquirido un creciente interés por el kenjutsu, decidió ir a Kioto para instruirse en estas artes del dominio del sable.

Gettan abandonó su hogar a los 13 años, durante el tercer año de la era Manji (1660). En Kioto se preparó para estudiar en el dojo (escuela) de Yamaguchi-ryu. Se dice que esta decisión la tomó debido a que admiraba al maestro Yamaguchi Bokushinsai y fue instruido en esta escuela por el maestro Itou Shougen (伊藤 将監).

Ya aceptado en la escuela Yamaguchi, Gettan tuvo que realizar varios viajes como aprendiz de guerrero por varias zonas del norte del país.


Los orígenes del Mugai-ryu

Tsuji Gettan entrenó también el estilo de Kashimashinto-ryu y posteriormente Shinkage-ryu y Awaga-ryu. Tras trece años de entrenamiento en Yamaguchi-ryu, a la edad de 26, durante el segundo año de Enpo (1674), se le concedió el «kaiden», un documento por el que se certifica la transmisión total de todos los conocimientos.

Para quienes no conocen el camino de las artes marciales, podría pensarse que adquirir tales conocimientos es un sinónimo de grandes destrezas. Sin embargo, alcanzar tal nivel es también sinónimo de una maduración espiritual importante. Al respecto, se sabe que Gettan quería aprender todo lo que pudiera sobre los misterios y secretos de la espada y, al igual que Musashi Miyamoto, antes que él, se sintió atraído hacia la máxima «sable y zen son un camino a la verdad» (—剣禅一如, ken-zen ichi nyo)—. Esta búsqueda de mayores conocimientos lo llevó a acercarse al maestro Sekitan, del templo  Fukozan Kyukoji, en Sakuratacho, Azabu (Tokio), con quien profundizó sus prácticas de zazen, una forma de meditación zen que se realiza sentado.

Después de diecinueve años de haber obtenido su kaiden, las meditaciones de Gettan con el maestro Sekitan llegaron a un punto de inflexión importante para su vida. Durante el sexto año de la era Genroku (1693), a la edad de 45 años, Gettan solidificó su pensamiento en torno a la máxima «sable y zen son un camino a la verdad». Gettan propuso que la katana es la que permite la unificación de una existencia completa. En otras palabras, el punto de partida es que todo lo vivido se resume en una sola existencia (o «una vida»). Por ello, si bien las manifestaciones de las técnicas para el manejo del sable pueden generar infinitas combinaciones, uno siempre regresa o está sobre un «único camino». Este camino, por lo tanto, es equivalente a una «única verdad». Sin embargo, Gettan advertía que comprender el concepto de «un sable / una vida» requiere una treintena de años de meditación y entrenamiento.

Ahora sí, Gettan logró lo que necesitaba para crear su propia escuela. Para definir el nombre de esta, se basó en un poema zen que dice:

Gettan fue influenciado por un poema zen que dice:

一法実無外

乾坤得一貞

吹毛方納密

動着則光清

(Ippō jitsu mugai)

(ken kon toku ittei)

(Suimō hō nō mitsu)

(Dōchaku soku kōsei)

 

No hay más que una verdad:

es universal y constante.

La pluma que el viento lleva obtiene verdaderamente este secreto;

Conocer la armonía dentro de la confusión es estar iluminado

 

Fue de esta manera que Gettan denominó a su nuevo estilo «Mugai-ryu».  Desde este momento, el nombre de Gettan comenzó a popularizarse, al igual que su dojo en Kojimachi.

A diferencia de otras escuelas, el dojo de Mugai-ryu de Gettan era conocido por instruir con técnicas que se parecían mucho más a las del combate real. Su estilo, a diferencia de los otros dojos, no se basaba únicamente en la observación y la dedicación al entrenamiento —por supuesto esenciales—, sino también en la experiencia de la victoria y la derrota, al igual que en el tiempo acumulado de entrenamiento, a través de los cuales se intentaba transmitir los «secretos del camino».

Entre los estudiantes de Gettan se encontraban daimios (señores feudales regionales), al igual que jikisan (samurais conectados directamente o empleados por los shogún). De todas estas nuevas relaciones ganadas, destacaba la conexión de Gettan con la familia Yamanouchi, en Tosa. En el diario familiar de los Yamanouchi del cuarto año de Hoei (1707) se lee que Tsuji Gettan fue invitado para encabezar el entrenamiento para la estrategia de sables del Señor de Tosa, Yamanouchi Toyofusa.

Durante el sexto año de la era Hoei, conforme Gettan se acercaba a su cumpleaños número 60, daimios de gran renombre como Ogasawara Sadonokami Nagashige, Sakai Utanokami Tadataka o la familia Yamanouchi, mencionada anteriormente, se contaron entre sus estudiantes. Entre sus pupilos también se encontraban alrededor de otros 30 shomios (equivalentes a los daimio, pero que gobernaban regiones más pequeñas), aproximadamente 150 jikisan y más de 900 vasallos.

El 23 de junio del doceavo año de la era Kyoho (1727), Tsuji Gettan Mugai Sukemochi murió a la edad de 79. Se le concedió el nombre budista post mortem de «Mugai-shi Ippo Kyoshi». Sus restos descansan en el templo Nyorai-ji, en el área Takanawa de Edo.


Las técnicas del Mugai-ryu actual no están necesariamente relacionadas con las difundidas por Tsuji Gettan.

Los practicantes contemporáneos aprenden katas cuyos nombres están incluidos en el manual titulado Mugai Shinden Kenho ketsu. En este manual, Gettan detalló una lista de katas, denominadas Shioken, Honshato, Shinmyoken, Suigetsu-kanno, Gyokuren-fudan o Banpou-kiitto, entre otras, refiriéndose a ellas como revelaciones divinas y utilizándolas para explicar los «diez principios». Sin embargo, su obra no incluye ninguna referencia sobre el método para utilizar el sable. Todo esto es coherente con los orígenes de su pensamiento, como se explicó en el anterior punto.

Gettan afirmaba que «la forma de usar el sable en el Shinden Mugai se basa en los principios del zen». Esta frase, extremadamente sublime, demuestra la profunda convicción de Gettan sobre la conjunción entre el manejo del sable y el caminar por la vida, resumida en la máxima «sable y zen son una sola verdad».

Por otro lado, la escuela Mugai-ryu de Gettan instruía a sus discípulos exclusivamente en técnicas de kenjutsu o kumitachi, diferentes a las del iai puro. Sin embargo, el Mugai-ryu-iai contemporáneo incluye muchísimas técnicas de iai que se aprenden paralelamente a las de kenjutsu.

Hay dos explicaciones sobre la incorporación de las técnicas del iai dentro del Mugai-ryu. Por una parte, el propio Gettan aprendió iai del estilo Jikyo-ryu de parte del maestro Taga Gonnai Morimasa. Sin embargo, el linaje de los Tsuji, denominado también «linaje de Edo» se cortó en la novena generación, con Tsuji Kamegoro Sadatoku. La otra explicación es que Takahashi Hachisuke Mitsusuke y su hermano menor Hidezu recibieron instrucción de Tsuji Bunzaemon Sukenobu. Coincidentemente, los hermanos Takahashi habían sido instruidos previamente en el estilo Jukyo-ryu, de parte de Yamamura Masashige, quinto soke de iai del estilo Jikyo-ryu. Años después, los hermanos Takahashi iniciaron su propio linaje, denominado «linaje de Himeji», el cual perdura hasta hoy.